+53 22608388

“Una silla para su madre”

“Una silla para su madre”

Este domingo será un día de las madres atípico. Posiblemente usted había planificado varias cosas, que no podrá concretar, por las circunstancias que estamos viviendo. Talvez no sepa que regalarle, o esté sufriendo porque no tenga que regalarle. Quiero ayudarle en ese sentido. De parte de Dios le sugiero que le dé una silla a su madre.
Se preguntará con asombro, ¿una silla? ¿Cómo que una silla? Por favor, busque en su biblia 1Reyes 2:19-20. A la luz de esta historia veremos lo que significa brindarle una silla a la madre. Significa, valorarla. V-19 (Se levantó y se inclinó). Lo más común era que las personas que visitaban al rey le ofrecieran reverencia. En este caso particular, es el rey quien se levanta para recibir a aquella mujer. Esta acción demuestra que la mujer que estaba llegado tenía un gran valor para él, era una visita especial. Él tenía presente que la visitante era la mujer que: Lo había traído al mundo. Lo había educado. Trabajó para que él llegara donde estaba. Fíjese en, como la vio.

¿Cómo ve usted a su madre? ¿Qué significa ella para usted? ¿Cuál ha sido su rol en tu historia? ¿Realmente la valoras?
Significa priorizarla. V-19 Se levantó (Le dedicó atención inmediata). El rey era un hombre muy ocupado, muchas cosas dependían de él. Pero, sus ocupaciones no eran más importante que su madre. Por eso cuando ella llega el: Le dedicó tiempo. Le ofreció una silla para que se sentara, no era una simple atención para que se fuera pronto. Hizo un paréntesis en sus compromisos u obligaciones. Fíjese en: como la atendió.

¿Cuánto tiempo tiene que esperar su madre por una visita o tan siquiera por una llamada suya? ¿Con qué rapidez usted acude a su pedido de ayuda? ¿Tiene tiempo para ella? Posiblemente desee acompañarla el día de las madres. Y ¿el resto del año?
Significa respetarla. V-19. Note el trato del rey. Se levanta a recibirla, se inclina ante ella, manda a ponerle una silla a su diestra, le dice “Pide, madre mía, que yo no te lo negaré”. Es un trato exquisito, muy respetuoso. Su concepto de madre estaba por encima de su popularidad o autoridad. Era alguien más importante que él. Fíjese en: como la trató.

¿Cómo trata a su madre? ¿Cómo le habla? ¿Cómo le responde?
Déjeme recordarte que: “El que maldice a su padre o a su madre, Se le apagará su lámpara en oscuridad tenebrosa” (Proverbios 20:20) Significa compartir tu “gloria” con ella. V-19. La silla fue ubicada a su diestra. Lugar de honor, de autoridad, de reconocimiento. Además, le dijo. “Pide, madre mía, que yo no te lo negaré” Él estaba dispuesto a compartir con ella. Talvez haya visto lo mismo que yo, hijos con abundancia, y sus madres pasando necesidades. Hijos que, en lugar de dar, quitan. Hijos que comparten con amistades, vecinos o compañeros de trabajo y le niegan a su madre. Jesús reprendió fuertemente a los fariseos, porque se excusaban para no ayudar materialmente a sus padres. (Marcos 7:11-13)

Fíjese en: donde la ubicó ¿Está al tanto de las necesidades de su madre? ¿Ella es beneficiada con tu prosperidad?
Significa escucharla. V-20.El rey le dedicó tiempo, se interesó en sus asuntos, no fue indiferente o insensible. Su madre necesita saber que puede contar contigo, que puede expresarte su dolor o preocupaciones, que puede darte un consejo o llamarte la atención. Si es muy anciana o su mente está fallando, necesita que escuche sus repetidas y ya conocidas historias. No te canses, no la mandes a callar, no ignores sus consejos. Ella, por muchos años escuchó tus llantos y frecuentes quejas. “Y cuando tu madre envejeciere no la menosprecies” (Pro 23:22) Fíjese en: su respuesta.

¿Cómo reacciona a los consejos de su madre? ¿Qué le dice cuando ella quiere hablarle? ¿Le interesa sus necesidades?
Conclusión: Muchos quieren darle a su madre un delantal para que le sirva, otros prefieren verla con un trapeador para que garantice la limpieza, otros con una pastilla para que le sirva de enfermera. Te invito a darle una silla. Es decir, valórela, priorícela, respétela, comparta con ella y escúchela. No lo hagas solo el día de las madres, ella es su madre los 365 días del año.

Que Dios le continúe bendiciendo y le ayude a ser un buen hijo.

“Una silla para su madre”
Texto base. (1Rey 2:19-20)
Reflexión publicada el pasado domingo 10 de Mayo por el día de las madres.

Pastor Vismar Ramírez Oliveros.

Master en Cuidado Pastoral de la Familia y director del Centro de Apoyo a la Familia.

No hay comentarios

Añade tu comentario