+53 22608388

Otra Pandemia

Otra Pandemia

Por el Pastor Vismar Ramírez Oliveros Master en cuidado pastoral de la familia Director del Centro de Apoyo a la Familia

“No temáis delante de ellos; acordaos del Señor, grande y temible, y pelead por vuestros hermanos, por vuestros hijos y por vuestras hijas, por vuestras mujeres y por vuestras casas” (Nehemías 4:14b)

Nos acercamos a usted, citando el llamado que le hiciera Nehemías al pueblo de Dios, a pelear por su familia. En un contexto, de crisis y amenazas. Nos gustaría que comprendiera la necesidad de responder positivamente a ese llamado en las circunstancias actuales.
Amados, estamos viviendo una situación atípica y complicada. La Covid-19 ha sacudido el mundo, revelando fortalezas y debilidades de organizaciones internacionales, naciones, instituciones, familias e individuos. Las medidas tomadas, son aplaudidas por unos y criticadas por otros. Lo cierto es, que la pandemia de la Covid-19 se ha convertido en punto principal en la agenda de la mayoría de los gobiernos, en la noticia más difundida y en tema recurrente de conversaciones en centros de trabajos y hogares. Ese afrontamiento tiene sus ventajas, porque nos motiva a prepararnos y enfrentarla con mayor efectividad, pero también supone riesgos, uno de ellos es, el abandono de otros asuntos de vital importancia. Nos gustaría, hablarles de otra “pandemia” que está afectado a toda la humanidad, antes de la Covid-19 y probablemente continúe después de la Covid-19. Lamentablemente no ha captado tanto la atención ni recibido el enfrentamiento necesario, puede ser por ignorancia, poca valoración o cualquier otra razón. Nos referimos a la “pandemia” del “Descuido familiar”.

Ha pensado en la cantidad de matrimonios, muertos o fracasados en todo el mundo, el número de hijos desamparados o maltratados, cuántos ancianos abandonados por sus hijos, cuántos hogares sufren violencia doméstica, cuántos miembros de la familia cuyas necesidades afectivas no son satisfechas, cuántas personas prefieren estar en cualquier lugar, menos en su casa. Es una realidad que no afecta a una clase social determinada ni se limita a un país o continente. Sus tentáculos han tocado todo el mundo.
¿Qué puede decir de su familia? ¿Está todo bien? ¿Disfruta de un matrimonio saludable? ¿Sus hijos pueden contar con usted? ¿Sus padres son bien atendidos? ¿Cómo es la relación con sus hermanos? ¿Es la familia prioridad para usted? ¿Qué tiene que ver con la realidad de su familia? ¿Está esforzándose por el bienestar familiar? ¿Habrá alguna evidencia de descuido familiar?

Le animamos a enfrentar con determinación y fe en Dios esa “pandemia” junto a la Covid-19. No añadiremos más carga, solo le sugerimos aplicar las mismas medidas, pero incorporándole un enfoque familiar. Iremos compartiendo una a la vez para que pueda procesarla y aplicarla.

Medidas.

1- “Aislamiento social”. “vs” “Acercamiento familiar”.
Las autoridades de nuestro país han insistido en el aislamiento social, medida incomoda, pero necesaria. Dicho aislamiento, nos ayuda a enfrentar la Covid-19, por razones bien conocidas, pero también puede ser útil para afrontar la “pandemia” del “Descuido familiar”. No lo veamos como un castigo o mal necesario, sino como una oportunidad para generar un acercamiento familiar, podemos estar aislado socialmente, pero cercanos a la familia. Lo más triste sería que usted se aislara de todos.

El acercamiento familiar, no es el resultado automático de su presencia en la casa, no es una cuestión simplemente física o geográfica. Necesita estar conectado emocionalmente con los miembros de su familia. Hacerse presente. No encerrarse en sus ocupaciones o preocupaciones, ignorando las necesidades de los otros miembros o respondiendo inadecuadamente, movido por intereses egoísta, por ira, resentimientos o sentido de impotencia. El aislamiento social no ha complicado las cosas en su casa, tal vez, le esté revelando realidades ignoradas o situaciones cuyas soluciones fueron pospuestas, porque, estaba muy ocupado en su trabajo.

Frecuentemente dedicamos tanto tiempo a las cosas de la familia, que descuidamos a los miembros de la familia. El acercamiento familiar le brinda la oportunidad, de mirar al interior de su vida y familia y hacer los ajustes necesarios. Ciertos asuntos, sobre todo, los económicos, posiblemente tengan que esperar a que pase la ola de la Covid-19 pero, para otros, este es el momento oportuno. La altura de una ola que representa una amenaza e infunde miedo en algunos, es la apreciada por un surfista como la idónea para disfrutar un excitante surfeo y medir sus habilidades. La ola de la Covid-19 exhibe una altura desafiante, aprovéchela y use la tabla apropiada para surfear (solucionar) aquellos asuntos relacionales que afectan la salud de su familia. Disfrute el “acercamiento familiar”.

➢ Practique una variedad de cultos familiares, donde todos sean incluidos.
➢ Pase tiempo de calidad con sus familiares, con todos y por separado.
➢ Procure una comunicación profunda con cada miembro.
➢ Busque alternativas para la recreación en familia.
➢ Coopere con las tareas hogareñas.
➢ Acompañe a los menores en las exigencias escolares.

Puede pensar en otras opciones, solo le pedimos, procure el acercamiento familiar. Un proverbio popular expresa “No hay mal, que por bien no venga”; en nuestro país escuchamos con frecuencia esta frase. “convertimos los reveses en victorias”. La palabra de Dios afirma “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” (Rom 8:28). Convierta el “Aislamiento social” en un bien, en una victoria, que le motive al necesario “Acercamiento familiar” su familia lo agradecerá y usted lo disfrutará.

Pronto estaremos en contacto para analizar otra medida. Hasta entonces.
Un fuerte abrazo, a la distancia social y al calor familiar.

 

No hay comentarios

Añade tu comentario