+53 22608388

LA FAMILIA Y LAS MEDIDAS PARA ENFRENTAR EL NUEVO CORONAVIRUS

LA FAMILIA Y LAS MEDIDAS PARA ENFRENTAR EL NUEVO CORONAVIRUS

Por Lic. Maireyes Batlle Quintosa. Psicológica, Master en Consejería y ministra de familia. Supervisora Consejera del Centro de Apoyo a la Familia


Hoy muchas personas experimentan temor, preocupación excesiva, ansiedad, frente a la probabilidad de muerte ante el virus COVID-19, colocándonos en una situación de Crisis Mundial, que va más allá de la Epidemia. Las medidas que se han tomado para prevenir el contagio y propagación del virus, pudieran sumarnos malestares emocionales-espirituales, a los ya mencionados, algunos como consecuencia de la situación real actual que estamos viviendo, otros pudieran ser resultado de crisis acumuladas, la perpetuación de patrones familiares inadecuados, presencia de comportamientos adictivos, vicios, hábitos dañinos o no saludables, relaciones conflictivas, falta de perdón, emociones, sentimientos y pensamientos tóxicos, cargados de amargura, enojo, ira, rencor,…etc. Factores estos de nuestra vida que podrían haber estado desapercibidos o desplazados por las variables tiempo, disposición, capacidad,…pero no por eso dejaron de afectarnos desde diversos puntos de vista:
Espiritual: las crisis o hábitos/comportamientos no saludables o tóxicos, con frecuencia afectan nuestra relación con Dios, nos alejan de Él, se debilita nuestra fe y confianza.
1Corintios 6: 9-10
Isaías 59:1-2
Física: como consecuencia de la incorporación de malos hábitos, estilos de vida inadecuados, podemos desencadenar patologías, enfermedades, adicciones, conductas no saludables para nuestro organismo. Debemos ser conscientes de qué nos afecta, para que esos comportamientos sean anulados.
Isaías 53:4
Emocional: las personas pierden su razón de vivir, su propósito, dejándose abrumar por sufrimientos, decepciones, esclavizados a vivencias del pasado (abusos, maltratos, etc.), sentimientos de minusvalía, baja autoestima, etc.
Proverbios 18:14
Job 3:21-22, 6: 8-10
¿Por qué no tomar las mismas medidas propuestas para prevenir el Coronavirus, para anular o disminuir estos comportamientos? ¿Qué mejor momento y lugar, que arropados en el medio familiar para desechar todos los hábitos, estilos y conductas perjudiciales? Debemos pensar en cuáles malos hábitos quiero dejar y cuáles buenos hábitos debo adquirir; de esta manera estaremos dando el primer hacia el cambio y saldremos renovados.
Analicemos algunas de estas medidas:
1- Cuarentena:
Se ha comprobado científicamente que para uno dejar un mal hábito se necesitan 21 días y para iniciar otro buen hábito, se necesitan otros 21 días, es decir, en total, estamos hablando de una cuarentena. Quizás esta es la razón por la que Dios ha permitido confinarnos este tiempo en familia, pero: ¿Estamos aprovechando el tiempo para depurar, reflexionar y salir renovados? ¿Qué tipo de cuarentena deberíamos hacer para evitar esto?
Sea selectivo con lo que ve o escucha, escoger lo que vemos o escuchamos en la TV, tecnología, etc. No dejar que el mundo nos contamine con lo que promueve.
Renovar nuestra mente de todo virus o fortaleza mental que sea de estorbo para nuestro crecimiento espiritual. Romanos 12:2
Prepárese, busque como ser indispensables para sus empresas, mejore sus habilidades o desarrolle otras. Después de esta cuarentena, la economía mundial se afectará, muchos quedarán sin trabajo, estudie, prepárese, lo que usted haya hecho determinar​á si será idóneo. Lucas 19:12-24
Sea leal a sus principios, empresas, de lo contrario será echados, honren; sean obedientes y prudentes, entiendan y cumplan las medidas. Trabajen para Dios, Él es nuestro proveedor, abre y cierra puertas. Colosenses​ 3:23.
Sea proactivo, es necesario anticiparse a los tiempos, no le eche la culpa a otros, ni a las circunstancias, sino asuma su nueva realidad y enfóquese.
Prepárese espiritualmente, acomodando las alternativas de formación y estudio a los tiempos y nuevas circunstancias, condiciones.
2- Mantener el distanciamiento
1 Juan 2: 15-17
Separarse de las cosas y de las personas que son tóxicas para usted, desde sus debilidades identificadas. 1 Pedro 4: 3-5. Sólo podemos estar cercanos a ellas, cuando hemos sido liberados de sus ataduras, y esto lo sabemos cuando ya no anhelo o necesito continuar en esas prácticas para sentirme bien o satisfecho, ya no seremos tentados. Jesús estuvo junto a pecadores, pero en su condición El podía, nosotros no siempre podemos, necesitamos mucha madurez espiritual.
3- Aislamiento Social Isaías 58: 3-6
No se aísle tanto, a tal punto que no pueda ver la necesidad del otro, la oportunidad de socorrer a alguien, no se encierre en si mismo olvidando que tiene una responsabilidad y compromiso con otros. Todos necesitamos de todos, por eso, perdone, salde cuentas, exprese afecto aún en la distancia, realice llamadas que antes “no tenía tiempo”, aproveche este tiempo.
Si nos centramos en la crisis únicamente, seguramente caeremos en la depresión, desesperación, ansiedad, temor o pánico incontrolable,…; pero si sabiamente miramos la otra cara de la crisis, visualizaremos que, junto con la tristeza de la situación epidemiológica que vivimos, tenemos también la posibilidad de: saldar “cuentas pendientes”, reparar vínculos, reorganizar prioridades,…y sobretodo Recuperar nuestra Vida en Familia, tantas veces desplazada por la tecnología, el trabajo, ocupaciones hogareñas y extra hogareñas, proyectos personales, etc.
¡Dios les acompañe y bendiga hoy y siempre!!

No hay comentarios

Añade tu comentario