+53 22608388

¿Cómo puedes experimentar la paz en medio de situaciones adversas?

¿Cómo puedes experimentar la paz en medio de situaciones adversas?

MSc. Maireyes Batlle 

Psicóloga y Consejera Cristiana. Ministerio Apoyo Cuba 

En tiempos como los que estamos viviendo, basta abrir nuestras redes sociales y poner las noticias para saber que estamos viviendo en tiempos difíciles y agobiantes. Las cifras alarmantes cautivan tu mente con estas noticias  desalentadoras. Creo que está bien el estar informado pero tenemos que hacer una evaluación si eso es solo de lo que nos estamos alimentando o si estamos alimentándonos con la verdad bíblica; de las promesas de Dios para nuestras vidas.

Si permitimos que estas noticias agobiantes llenen nuestras mentes  y nuestros pensamientos podremos experimentar angustia y depresión. En cambio, si dejamos que las promesas de Dios llenen nuestra mente y corazón, allí podremos experimentar esa paz que solo Dios nos da; la paz que lo llena todo. 

Entonces, me pregunto, ¿cómo puedo experimentar esa paz y esperanza en medio de la crisis?  La clave está en permitir que Dios gobierne nuestros pensamientos. Te animo a leer acerca de los relatos magníficos de protección de Dios para Su pueblo Israel; la provisión de maná en el desierto, cuando David venció a Goliat, cuando Jesús alimentó a cinco mil personas, cuando los muros de Jericó cayeron al sonido de los gritos del pueblo de Israel, y así muchos otros. Todos, milagros de provisión y protección de Dios para Su pueblo y no solo en ese tiempo. Podemos ver cómo actualmente Dios nos protege y nos provee lo necesitamos. 

Dios nos ha dado promesas a través de la Biblia en las cuales podemos confiar y hacer parte de nuestras vidas y así tener la fe y la confianza de que Dios está en control de todo. En Marcos 11:24, nos dice, «Les digo, ustedes pueden orar por cualquier cosa y si creen que la habían recibido será suya». 

A través del profeta Isaías, Dios nos dejó esta maravillosa promesa: “Tú guardarás en perfecta paz a todos los que confían en Ti, a todos los que concentran en Ti sus pensamientos»  (Isaías 26:3). Esto significa que Dios dará de Su paz a TODO aquel que confíe en Él y que deje que Sus promesas llene su mente y su corazón.

También en Efesios 6:13-14, nos dice: “Por lo tanto, pónganse todas las piezas de la armadura de Dios para poder resistir al enemigo en el tiempo del mal. Así después de la batalla, todavía seguirán de pie firmes. Defiendan su posición, poniéndose el cinturón de la verdad y la coraza de la justicia de Dios”. 

En estos versículos podemos ver que el apóstol Pablo nos llama a estar preparados para toda batalla. Eso incluye las batallas mentales que nos abruman, como esas noticias que nos llevan al desaliento, que nos perturban día a día. Las podemos vencer todas si nos ponemos el cinturón de la verdad que es la palabra de Dios. Esto quiere decir que nos demos a la tarea de estar en la Palabra de Dios; leerla, aprenderla, meditar en ella, y acatarnos a ella. Con Su Palabra, podremos tener esa paz absoluta que necesitamos. 

Buscando constantemente de Dios es como nuestra fe crece y se fortalece. Y por medio de la fe podemos ver que Dios calma las turbulencias de nuestra alma. Él es nuestro consejero maravilloso, nuestro Dios poderoso, nuestro Padre eterno y nuestro príncipe de Paz (Isaías 9:6).

¡Dios les bendiga Hoy y Siempre!!!!!

? Solo Confía y Cree

MSc. Maireyes Batlle Quintosa

Psicóloga y Consejera Cristiana. Ministerio Apoyo Cuba 

En tiempos como los que estamos viviendo, basta abrir nuestras redes sociales y poner las noticias para saber que estamos viviendo en tiempos difíciles y agobiantes. Las cifras alarmantes cautivan tu mente con estas noticias  desalentadoras. Creo que está bien el estar informado pero tenemos que hacer una evaluación si eso es solo de lo que nos estamos alimentando o si estamos alimentándonos con la verdad bíblica; de las promesas de Dios para nuestras vidas.

Si permitimos que estas noticias agobiantes llenen nuestras mentes  y nuestros pensamientos podremos experimentar angustia y depresión. En cambio, si dejamos que las promesas de Dios llenen nuestra mente y corazón, allí podremos experimentar esa paz que solo Dios nos da; la paz que lo llena todo. 

Entonces, me pregunto, ¿cómo puedo experimentar esa paz y esperanza en medio de la crisis?  La clave está en permitir que Dios gobierne nuestros pensamientos. Te animo a leer acerca de los relatos magníficos de protección de Dios para Su pueblo Israel; la provisión de maná en el desierto, cuando David venció a Goliat, cuando Jesús alimentó a cinco mil personas, cuando los muros de Jericó cayeron al sonido de los gritos del pueblo de Israel, y así muchos otros. Todos, milagros de provisión y protección de Dios para Su pueblo y no solo en ese tiempo. Podemos ver cómo actualmente Dios nos protege y nos provee lo necesitamos. 

Dios nos ha dado promesas a través de la Biblia en las cuales podemos confiar y hacer parte de nuestras vidas y así tener la fe y la confianza de que Dios está en control de todo. En Marcos 11:24, nos dice, «Les digo, ustedes pueden orar por cualquier cosa y si creen que la habían recibido será suya». 

A través del profeta Isaías, Dios nos dejó esta maravillosa promesa: “Tú guardarás en perfecta paz a todos los que confían en Ti, a todos los que concentran en Ti sus pensamientos»  (Isaías 26:3). Esto significa que Dios dará de Su paz a TODO aquel que confíe en Él y que deje que Sus promesas llene su mente y su corazón.

También en Efesios 6:13-14, nos dice: “Por lo tanto, pónganse todas las piezas de la armadura de Dios para poder resistir al enemigo en el tiempo del mal. Así después de la batalla, todavía seguirán de pie firmes. Defiendan su posición, poniéndose el cinturón de la verdad y la coraza de la justicia de Dios”. 

En estos versículos podemos ver que el apóstol Pablo nos llama a estar preparados para toda batalla. Eso incluye las batallas mentales que nos abruman, como esas noticias que nos llevan al desaliento, que nos perturban día a día. Las podemos vencer todas si nos ponemos el cinturón de la verdad que es la palabra de Dios. Esto quiere decir que nos demos a la tarea de estar en la Palabra de Dios; leerla, aprenderla, meditar en ella, y acatarnos a ella. Con Su Palabra, podremos tener esa paz absoluta que necesitamos. 

Buscando constantemente de Dios es como nuestra fe crece y se fortalece. Y por medio de la fe podemos ver que Dios calma las turbulencias de nuestra alma. Él es nuestro consejero maravilloso, nuestro Dios poderoso, nuestro Padre eterno y nuestro príncipe de Paz (Isaías 9:6).

¡Dios les bendiga Hoy y Siempre!!!!!

No hay comentarios

Añade tu comentario